El programa de Javier Cárdenas, The Cuñao Experience, no consiguió los datos que esperaba TVE. Decepcionó incluso a las asociaciones feministas, que llevaban una semana con la denuncia en la carpeta de “borradores” del correo electrónico. Es de esperar que, en próximas ediciones, Cárdenas reformule el programa y presente algunas novedades, como vocalizar.

Telecinco repite como cadena más vista de ayer gracias al estreno de los nuevos capítulos de La Que Se Avecina. Oficialmente, en España ya hay más actores en la serie que fuera de ella. En cualquier caso, los vecinos de Mirador de Montepinar volvieron a deleitar a los espectadores con nuevas formas de gritar mucho, y más decorados que tiemblan cuando se abre o se cierra una puerta.

En segundo lugar del ránking, Antena 3 volvió a obtener buenos resultados con una de esas series de época que tan bien se les da: personajes castizos, chascarrillos de principio de siglo y un tono rancio pero hipnotizante hacen de Antena 3 Noticias una de las ficciones más sólidas de la cadena. En el capítulo de ayer, el protagonista, Matías, se topa con un dilema moral al tener que informar de algo sobre Logroño. Miles de espectadores gritaron cuando Matías hizo una pausa al pronunciar el nombre de la ciudad, respiró profundamente, y siguió informando sin hacer rima alguna mientras una lágrima le caía mejilla abajo.

Menos suerte tuvo Cuatro. El estreno de la nueva temporada de First Dates, esta vez más extrema y titulada Fist Dates, no pareció convencer a nadie; los amantes del “fisting” opinaron que todo estaba amañado y los detractores de este deporte se quejaron diciendo “Sí, dadle ideas a mi pareja”.

La Sexta tuvo un discreto dato con su nuevo reality, Ana Pastor reaccionando a vídeos antiguos suyos. Adaptando el popular formato entre “youtubers”, Ana Pastor visualiza en directo programas ya emitidos, presentados por ella, mientras comenta por encima de las imágenes: “Qué chica más válida”, “Buena pregunta ahí, Ana”, “Sácale los ojos, Ana”. Lo único interesante del formato fue cuando, llegando al final, Pastor se negó a abandonar el plató, gritando a los agentes de seguridad que “¡La gente quiere más Ana Pastor!”.

La última opción de la noche fue La 2, que no tuvo demasiada repercusión con su documental Los 100 socialistas con más carisma.