En el Hospital Tierra de Barrios de Almendralejo, una mujer de 35 años ha dado a luz esta madrugada a un bebé prematuro que ha nacido con un gramo de levadura y dos de harina bajo el brazo.

La madre empezó a sufrir contracciones cuando pasaba cerca de la unidad de primeros auxilios del centro y enseguida fue atendida por el personal del hospital. “La situación requería una actuación rápida pese a que las ecografías mostraban que el pan aún no estaba cocido del todo”, explica el Jefe de Servicio de la Unidad de Ginecología y Obstetricia.

La mujer, que es celiaca, presumiblemente no pudo soportar la presencia de gluten en su placenta desencadenando los acontecimientos y, aunque el equipo médico trató de hacer todo lo posible para que el niño saliera con la tradicional barra de pan bajo el brazo, el peligro que entrañaba la situación, tanto para el feto como para la madre, obligó a optar por un parto prematuro con cocción posterior en la incubadora. “Si esperábamos a la fermentación nos arriesgábamos a complicaciones más severas”, aclara el Jefe de Servicio.

El bebé ya se encuentra en el interior de la incubadora, donde sus padres esperan que unos minutos de cocción acaben dando forma y desarrollando perfectamente la barra de pan. “El feto estaba muy adherido al gramo de levadura y, no haber intervenido, podría haber sufrido problemas de gigantismo”, declara el padre mientras sube la temperatura de la incubadora. “Ahora somos más optimistas porque esto ya empieza a oler. Llevo muchas horas aquí y estoy hambriento, esperaba esa barra de pan como agua de mayo”, añade.

Este último año, los bebés que nacen con la barra de pan sin formar han aumentado un 23% en España. De ellos, un 5% nace aún sin flor en el culo. “Vivimos en la era digital, en la era de lo inmediato, tenemos prisa hasta para nacer y a veces pasa lo que pasa”, lamenta el jefe de pediatría del centro médico, recordando que “la barra de pan bajo el brazo es el indicador de la salud de nuestros hijos. Es importante hornearla bien y someterla a revisiones periódicas especialmente durante los primeros meses de vida”.