Sólo unas horas después de que se hiciera público que Lionel Messi, jugador del Fútbol Club Barcelona, ha sido condenado a 21 meses de cárcel por fraude fiscal, Cristiano Ronaldo, jugador del Real Madrid, ha atracado una farmacia armado con una escopeta reteniendo en su interior a tres personas a las que finalmente ha acabado asesinando: dos dependientes y una clienta presente en el establecimiento en el momento del atraco. Según fuentes cercanas al jugador, éste habría querido adelantar a Messi en su carrera criminal.

“Yo siempre por delante, Cristiano campeón”, ha gritado el jugador cuando la policía ha irrumpido en el establecimiento. “Uuuuuuuhhhhh”, ha declarado también el futbolista mientras lo introducían en el coche.

El deportista no ha ofrecido resistencia a los agentes que le han detenido y, de hecho, se sospecha que ha sido él mismo quien ha llamado al 091 alertando de un “atractivo varón mejor jugador y delincuente del mundo atracando una farmacia en Madrid, vengan rápido, parece muy profesional”.

Cristiano Ronaldo, caracterizado por su competitividad, habría estado estudiando durante toda la jornada de ayer qué tipo de crimen iba a ser moralmente más reprobable, llevándole a pasar más tiempo en prisión que Messi, quien defraudó un total de cuatro millones de euros a Hacienda. “Finalmente ha concluido que asesinar a tres personas inocentes le permite seguir demostrando que es el mejor futbolista tanto dentro como fuera del campo”, analizaba un periodista deportivo esta mañana.

El delantero se muestra “satisfecho y motivado” y cree que su detención y su futura condena son el resultado “de un trabajo regular y continuado, y no de la suerte que se tenga un día concreto disparando a tal o cual anciana”, según ha expresado su abogado. El futbolista espera ya el próximo movimiento de Leo Messi.