Tras los duros enfrentamientos protagonizados por ultras de distintos países en las celebraciones de la Eurocopa 2016, los hooligans han decidido constituir su propia nación y formar su propia selección de fútbol. Los hinchas más radicales creen haber demostrado que están en plena forma y afirman sentirse preparados para “darle a la gente mucho espectáculo y emoción”, según John “Broken Skull” Thomas, portavoz de la selección de hooligans.

“Es hora de demostrar de lo que somos capaces, son ya muchos años de duros entrenamientos: insultar al árbitro, introducirnos bengalas en el ano, puñetazos…”, afirma. Según explica, será la selección con menor coste del mundo, dado que su equipación consistirá en los tatuajes que ya llevan en el torso “y pelota no necesitamos, porque ya nos damos patadas al cráneo entre nosotros”, asegura mientras le rompe en la cabeza una botella de medio litro de cerveza al centro campista del equipo contrario.

Las reglas de dicha selección serán diferentes a las de los equipos habituales y, en lugar de once jugadores, el equipo constará de entre 200 y 300 personas “según cada convocatoria”. Los partidos, además, podrían disputarse en las gradas y no en el campo de juego.

La alineación contará con figuras de la talla de Günter “Die German Pig”, Lemmy Bonegrinder o Vladimir Nasiliye, joven promesa del hooliganismo ruso y auténtico pichichi de la selección, con más de 40 cráneos partidos a sus espaldas en el último año.

La selección de hooligans aún busca un nombre que le represente. “En un principio pensamos en The Red (La Roja, en castellano), por aquello de la sangre. Pero ya lo tenían pillado unos españoles hijos de puta a los que vamos a reventar la cabeza”, asegura Thomas antes de quitarse la camiseta, encender una bengala y comenzar a dar patadas a varias papeleras.

“Confiamos en seguir clasificándolos en la Eurocopa y seguir trabajando duro porque todo el mundo ha venido con mucha ilusión”, explica “Broken Skull”, que espera obtener “los mejores resultados posibles en una competición de esta categoría”.

“Oeeee, oeeee, oeeeee”, ha añadido.