El papa Francisco, respaldado por el resto de representantes del Vaticano, hacía pública hoy su decisión de crear la primera partida de nazarenos “in vitro”. “No hay suficientes fieles dispuestos a portar las imágenes sacras o a desfilar en Semana Santa”, reconocía el Pontífice, que se ha adelantado a la polémica aclarando que se trabajará con semen bendito.

La Santa Sede ya había barajado la opción en otras ocasiones, aunque siempre había optado por otras vías. “Si no había suficientes fieles, contratábamos actores. Por diez euros se vestían de nazarenos y portaban un cirio y por veinticinco algunos aceptaban ser costaleros”, explica un portavoz de la curia vaticana.

Sin embargo, el Santo Pontífice se ha atrevido finalmente a contratar los servicios de Vitrolifre, el gabinete científico más prestigioso de Europa especializado en este tipo de tratamientos. “Es difícil generar un ser vivo y controlar su creencia. Uno nos salió mormón y el otro Hare Krishna, tuvimos que desecharlos”, reconoce Sergio Fulci, coordinador del equipo encargado de la creación de nazarenos.

En el caso de que los ejemplares de nazareno no estén listos para esta Semana Santa, el Vaticano no descarta la opción de usar hologramas. “Si los usan para generar a Michael Jackson y los fans enloquecen, ¿por qué no va a ocurrir lo mismo con nuestros fieles?”, pregunta el papa Francisco.