Mariano Rajoy fía todas sus cartas para ser reelegido como presidente del Gobierno en las próximas elecciones generales a trasladar a la ciudadanía su confianza “en una futura y cercana nueva burbuja inmobiliaria” que, según asegura, “será mucho mejor, más larga y más resistente que la anterior”.

“Es la burbuja que todo el mundo espera y que nos permitirá especular a todos de nuevo”, ha declarado Rajoy esta semana en la presentación de los candidatos de Castilla-La Mancha. “Esta nueva burbuja tardará tanto en estallar que afectará a nuestros nietos y biznietos, será de raíces profundas e impregnará todos los estratos de la economía española”, ha añadido.

El presidente confía en trasladar a la ciudadanía su confianza en que, muy pronto, “cualquiera podrá tener dos residencias y alquilarlas a gente o revenderlas”. Sus planes para generar empleo durante el final de la legislatura también pasan por “construir nuevas urbanizaciones desérticas más grandes que las que se hicieron durante el anterior gobierno”. Y, según repite en todos sus actos públicos, “las empezaremos a hacer de cero, para hacerlo mejor; sería un error terminar las que están a medias teniendo tanto sitio”.

“El fundamento de la economía, como dice usted, no debe ser la industria o todas esas cosas que dice, el fundamento de la economía debe ser la economía misma, el dinero, oiga”, detallaba Rajoy a una periodista que le preguntaba ayer sobre la nueva burbuja que planea el Gobierno.

“Vamos a basar la actividad económica fomentando una economía más activa como sabemos hacerlo, que es siendo activos económicamente”, añadió.

El Gobierno también ha adelantado que, “para ir sobre seguro”, el diseño de la nueva burbuja se le asignará a Santiago Calatrava, quien ya ha adelantado que será blanca “para representar su pureza” y con pinchos “para simbolizar su peligrosidad”.