Con la intención de mejorar la imagen de España en Europa, el Gobierno de Mariano Rajoy ha prohibido a los españoles enseñar el pene en público si este mide menos de 20 centímetros.