Un estudio con más de 300 voluntarios que se han prestado a cambiar sus coches por un Ferrari ha demostrado que la llamada crisis de los 50, que lleva a quienes la padecen a cuestionar el sentido de su propia vida, remite completamente con el modelo 458 de la marca italiana de automóviles.

Los primeros modelos llegarán a la Seguridad Social en 2014

“No sé qué pasa, pero cuando estás triste y te regalan un Ferrari 458 4.5 V8 con 570 caballos de potencia, dejas de estar triste. Incluso diría que te sientes animado y todo. Imagino que será un tema hormonal”, confirma uno de los pacientes que ha participado en la investigación.

Los responsables del estudio han comprobado que los efectos de este deportivo de alta gama refuerzan el ego de los afectados, que se sienten más atractivos.

“Vas con el coche descapotado y notas que tus sentidos están más alerta, porque ahora sí te fijas en las mujeres guapas que te miran y a las que antes no veías porque estabas deprimido. Es increíble lo que hacen las hormonas”, insiste el voluntario.

“Ya no tengo ganas de dejar a mi mujer por otra más joven porque ahora mi mujer tiene 22 años”, confiesa otro de los pacientes que, gracias al bólido italiano con motor central trasero de inyección directa, se ha visto con fuerzas para reconducir su vida.

“Ahora pienso en todas esas personas que no tienen un Ferrari 458 y siento una pena muy grande. Luego se pone el semáforo en verde, acelero y se me pasa”, añade este testimonio.

En breve, los expertos iniciarán otro proyecto de investigación para demostrar que un pene enorme forrado de venas ayuda a proyectar una imagen de confianza y seguridad en uno mismo que fomenta una actitud asertiva, reforzando la autoestima.