[box]

El “pichichi” del sentimiento

Los responsables del Museo del Real Madrid se han propuesto demostrar que el mundo del deporte no es ajeno al cultivo del espíritu. Los jugadores del equipo blanco, pese a su juventud, están muy al tanto de las tendencias artísticas contemporáneas y todo este conocimiento no podía quedar encerrado en los vestuarios.

“Cuando estás todo el día dándole a la pelota, el cuerpo te pide un espacio para la introspección. Estos chicos son también grandes pensadores y necesitan plasmar todo esto de alguna manera”, explica Roberto Viañas, comisario de “Sergio Ramos: Tattoos”, la última propuesta del espacio artístico del Real Madrid.

El cambio en la línea del museo empezó el año pasado con el famoso monográfico dedicado al mundo del teatro. Pepe, gran conocedor de la épica de Bertolt Brecht, reproducía impactantes caídas en el terreno de juego, con falsas muecas de dolor que estremecían el cuerpo. “El defensa ha aprendido de sus rivales, que cuando pasan por su lado echan mano que da gusto del método Stanislavski”, explica Viañas.

Ramos se recrea en la fascinación de Gauguin por lo tribal

Después de este gran homenaje a la escena teatral, vino la escultura. En la exposición “Pasadas por la piedra”, se reproducían los cuerpos esculturales de las chicas que los jugadores, muy familiarizados con los cánones clásicos de la belleza, han conocido de cerca. “Cada curva, cada matiz, estaba representado con gran fidelidad para que el aficionado pudiera vivir todo lo que ellos han moldeado entre sábanas”, prosigue el comisario.

Ahora, el club ha rendido homenaje al trabajo de Sergio Ramos, gran amante del dibujo “y de la forma como recurso expresivo y como aproximación material a la idea”, en palabras del propio futbolista. Los tatuajes que tiene por todo el cuerpo no son más que “una representación icónica de mi experiencia vital, una biografía encarnada en tinta que, modestamente, intenta recrearse en los hallazgos estéticos de Paul Gauguin y su fascinación por lo exótico, por lo tribal”, insiste Ramos.

El lateral/central del Real Madrid lleva diez tatuajes y cada uno posee un significado diferente y especial. “Me tatué la fecha de nacimiento de mis padres y de mis dos hermanos porque, como dijo Giuseppe Mazzini, los únicos goces puros y sin mezcla de tristeza que le han sido dados al hombre son los goces de familia”, admite Sergio Ramos.

Pero si hay un tatuaje que destaca por encima de los demás es ese larguísimo “Gooooooooooooooooooooooool” que recorre toda su espalda, adentrándose por las nalgas y desembocando en el pie derecho. “Ahora mismo estoy trabajando en uno nuevo que iría desde el cuello hasta el pie izquierdo y que diría algo así como ‘Oéee oéee oéee oéeee, oéeeee, oéeeee'”, explica a modo de primicia.

“Sergio Ramos: Tattoos” rebate con firmeza todos los tópicos que denigran a los futbolistas como personas, mostrando que sus mejores partidos son los que celebran en el terreno del arte.

Lo mejor: permite conocer al detalle los tatuajes de Sergio Ramos. Tanto como si te lo hubieras tirado.

Lo peor: la audioguía locutada por Michael Robinson a veces cuesta de entender.

Valoración El Mundo Today: ★★★★[/box]

El Mundo Today, la actualidad de la crítica con entradas.com.