Una organización de feministas radicales -integrada por mujeres rusas, italianas, alemanas y españolas- llevaba meses preparando un golpe a nivel internacional con el objetivo de poner en jaque la masculinidad. La intención de las terroristas era, concretamente, orquestar una menstruación global que frustrara millones de coitos y, especialmente, arruinara lunas de miel, despedidas de soltero o primeras citas.

“De no ser por la rápida actuación de la Interpol, usted y yo estaríamos ahora mismo abocados a la masturbación como único recurso para la expresión de la afectividad”, ha declarado esta mañana el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Las feministas habían logrado sincronizar sus periodos menstruales y estaban en disposición de extender sus respectivas menstruaciones por todo el planeta hasta provocar una auténtica catástrofe. “Es posible aguantar a una mujer con la regla, pero a todas no. No disponemos de tanta artillería, no estamos preparados. Para empezar, ni siquiera producimos tanto chocolate”, ha insistido Rubalcaba.

Al ser detenidas, las mujeres han solicitado inmediatamente los servicios de un abogado al que han chillado hasta la extenuación, tildándole de inútil e insensible, para luego encerrarse en una habitación donde han llorado sin motivo aparente durante una media de 120 minutos. Posteriormente, han pasado a disposición judicial.

Aunque la Interpol asegura que la red ha sido completamente desarticulada, son muchos los ciudadanos que han optado por aprovisionarse de muñecas hinchables y objetos masturbatorios de todo tipo. También corre el rumor de que el esposo de Condoleezza Rice está construyendo un bunker para él y sus amigos. “Como siempre hemos hecho ante afrentas como la gripe aviar o los sobres de antrax, recomendamos que nadie pierda la calma y que se eviten recelos y falsas acusaciones”, explica el ministro del Interior. “Que una mujer tenga la regla no quiere decir que esté tramando nada con nadie. Yo, en todo caso, aconsejo no formalizar una acusación parecida ante una persona que se encuentre en plena menstruación”, ha añadido Rubalcaba.