Diciendo que “el libre mercado es el enemigo de la democracia”, Mariano Rajoy ha anunciado este martes entre lágrimas que abandona la presidencia del PP y que deja la política tras leer el ‘Manifiesto Comunista’ de Karl Marx y entender que el programa político de su partido es un “error histórico”. El expresidente ha explicado que, tras dejar La Moncloa, ha recuperado sus lecturas pendientes, entre ellas el libreto de Marx y Engels, que le ha hecho entender que debía “dar un paso a un lado, a la política de las asambleas y de las calles”.

“Me he sentido muy reconfortado por vuestro apoyo en estas jornadas, que no han sido fáciles para mí, dado que he visto que todo lo que he hecho estaba mal”, ha dicho el expresidente del Gobierno, que probablemente también dejará su escaño en el Congreso de los Diputados. “Ha llegado el momento de poner punto y final a mi trayectoria en el PP y al capitalismo, eso es lo mejor para mí y para España”, ha dicho visiblemente emocionado. Luego ha aconsejado a sus compañeros “desconfiar de todos aquellos que viven en chalets de medio millón de euros”.

“¿Sabíais que un fantasma recorre Europa? No es un fantasma de esos de los cuentos, es el fantasma del comunismo, amigos”, ha dicho para despedirse de sus antiguos colegas populares, a los que ha animado a unirse a “la resistencia anticapitalista”.

Al acabar su comparecencia, en la que ha llegado a levantar el puño en alto, se ha acercado a Soraya Sáenz de Santamaría y, agarrándola por los hombros, le ha dicho “me alegro de que os vayáis”.