“He dado instrucciones para que España comparta una sola cuenta de Netflix. Es nuestra obligación ofrecer series y películas a todos los españoles”. Con este mensaje publicado en Twitter anunciaba hoy el presidente Pedro Sánchez su intención de difundir el nombre de usuario y la contraseña de su cuenta particular en la plataforma de contenidos audiovisuales.

“El usuario es PEDRSNCHZ y la contraseña VALERIA, así en mayúsculas”, aclaraba en el mismo hilo de la red social.

La decisión no ha tardado en provocar la euforia entre la ciudadanía. “Unos sienten orgullo de su país con solo ver la bandera, o cuando oyen el himno. Yo necesito un poco más. Por ejemplo, que el Gobierno de mi país comparta con la gente su cuenta de Netflix. Así sí”, comentaba uno de los beneficiados. Otros reclaman que Sánchez se abone también a HBO y Movistar, algo que desde Moncloa no se descarta.

“Si entran, los ciudadanos podrán comprobar que en casa estamos realmente enganchados a Peppa Pig y Ladybug porque es lo único que aparece en la pestaña de ‘Seguir viendo'”, aclaraba el mandatario. “Cuando queremos ver otras cosas no logramos ponernos de acuerdo, aún no hemos alcanzado un pacto sobre la serie a la que debemos engancharnos, algo que nos dé estabilidad y que no nos dure media temporada”, confiesa Sánchez.

El presidente reconoce que “a partir de ahora tendré menos tiempo para viciarme a series” y por lo tanto considera de justicia “que la cuota mensual se amortice”. Dice además que ha valorado “facilitar también la contraseña del WiFi, pero por motivos de seguridad me lo han desaconsejado”.

Fuentes de La Moncloa han informado también de que el mandatario planeaba “pasar a todo el mundo la contraseña de la licencia del Office”, algo que sus asesores tildaron de “ilegal y problemático” y que por tanto fue también descartado.