“No habrá votación, no habrá urnas y no habrá nada porque esto de la moción de censura es un delirio de unos pocos y no tiene ni pies ni cabeza”, ha declarado Mariano Rajoy esta mañana en referencia a la moción de censura que el PSOE planea llevar a cabo mañana y que el mandatario pretende evitar “llevando el barco de Piolín a Madrid como se hizo en su momento en Barcelona”.

“No sabemos cómo llegará el barco, el Gobierno tiene su manera de defender el imperio de la ley, que es la garantía de nuestra convivencia”, ha dicho Rajoy, insistiendo en que la votación de mañana no se celebrará “porque lo impedirán los policías que se desplazarán en barco a Madrid para proteger el Congreso” y “porque es un desafío ilegal contrario a los intereses de España”.

“Nadie va a vacilar a la hora de cumplir con su deber. La democracia responderá, lo hará con firmeza, con aplomo, con serenidad, con dignidad y con 10.000 agentes de policía”, ha dicho el presidente repasando mentalmente los ríos navegables españoles que llegan hasta la capital y permitirían a la embarcación llegar hasta Madrid “y restaurar el orden constitucional”.

“En Cataluña se requisaron las urnas de un referéndum ilegal y lo mismo se hará mañana”, ha dicho Rajoy, tomando la firme determinación de instalarle ruedas al barco.