¡Ya era hora! Al fin una marca ha pensado en las compresas que realmente necesitas y se adaptan perfectamente a ti: unas compresas con alas y dos pequeños misiles a cada lado que salen directamente de tu chocho hacia la cabeza del primer hijo de puta que te venga con mierdas.

¡Ya basta de ser “discretas” sobre algo natural que nos ocurre todos los meses y de no poder disparar a los cretinos que te calientan la cabeza!

A la primera que alguien insinúe cualquier basurita sobre la menstruación… !Pam! Tu vagina dispara un misil y a tomar por culo. Otro mamón menos. Y aún te quedaría otro misil. De todos modos, cuando desintegres al primer gilipollas, los demás probablemente te dejarán tranquila. Ausonia promete hasta ocho horas de “la mejor protección”.

¿Gastas también el segundo misil porque a media mañana te ha venido otro imbécil con marrones y haciendo bromitas? Pues no hay problema, vas al baño un momento y te cambias la compresa y ya estás lista otra vez para seguir a tope en la oficina o de fiesta con amigos mientras confías en los misiles tierra-aire que llevas en el parrús. Y si no llevas ninguna compresa encima, seguro que le puedes pedir prestada una a alguna amiga.

Lo que las chicas realmente necesitamos es una compresa que sea un exoesqueleto que nos cubra completamente todo el cuerpo de metal, cuchillas y mierdas peligrosas pero hay que reconocer que las nuevas Ausonia Sensitive SS-18 Satan son un avance.

Los misiles tienen una pequeña ojiva nuclear, sistema GPS, motor turborreactor, alas y una cámara infrarrojos que permite a tu chocho perseguir al bastardo que te ha venido a calentar la cabeza con basura en un día en el que, francamente, no estás para hostias. Lo vas a tener facilísimo para reventarle la puta cabeza a quien sea.

De hecho, hay muchas chicas que están usando las compresas todos los días, no para prevenir pérdidas sino para decir “eh, imbéciles, me tenéis hasta el coño”.

También hay una versión para tanguitas.