Ya se empiezan a notar las primeras consecuencias de la comparecencia del máximo responsable de Facebook, Mark Zuckerberg, ante el Congreso de Estados Unidos esta semana. A partir de ahora, gracias al renovado compromiso con la transparencia en el sector tecnológico, el servicio de mansajería instantánea Whatsapp, propiedad de Facebook, añadirá un tercer “check” para avisar cuando un mensaje haya sido leído por Zuckerberg.

“Para nosotros es muy importante que toda la comunidad sepa en todo momento cuándo accedemos a sus datos”, reconoce el empresario. “Dar por supuesto que todos sabían que disponíamos de toda la información fue un error, hemos aprendido que el usuario necesita saber cuándo la recibimos, cuándo la procesamos y cuándo la vendemos”, añade.

La única excepción al nuevo sistema de notificaciones de Whatsapp será el chat privado que Zuckerberg mantiene con su madre. “Ella no recibirá confirmaciones de lectura, para mí sería el principio del fin”, argumenta el directivo.

La medida ha sido muy aplaudida por la sociedad estadounidense y ha devuelto la confianza en Mark Zuckerberg, según ha podido comprobar el propio Mark Zuckerberg al leer los mensajes privados de la gente que comentaba la noticia. “Algunos incluso han aprovechado que los estaba leyendo para darme las gracias”, ha asegurado con una cara de satisfacción similar a la que ponen los seres humanos en estos casos.