El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, debía reunirse el pasado viernes con el primer ministro de Dinamarca, Lokke Rasmussen, para hablar del futuro de Europa y la salida del Reino Unido del proyecto europeo. Aunque el mandatario español tildó la reunión de “interesante y provechosa”, un comunicado del ejecutivo danés ha confirmado que Rajoy no habló con Rasmussen sino con el chófer de éste, Mogens Albertsen.

“Estuve esperando al señor Rajoy más de una hora, luego decidí marcharme pero no localicé a mi conductor. Aparecieron ambos al cabo de media hora, charlando tranquilamente”, confirma el primer ministro danés.

“Hemos hablado principalmente de movilidad, que es un tema fundamental en la Europa de hoy en día”, dijo Rajoy a los medios el viernes por la tarde. “Facilitar que los europeos se desplacen libremente, sin cortapisas, debe ser un objetivo común de todos los miembros de la Unión, y el señor Rasmussen lo comparte conmigo y de hecho me comentó que la movilidad y la libre circulación de las personas son su cometido principal”, explicó.

Varios periodistas españoles señalaron que la persona con la que Rajoy había estado hablando no era el mandatario danés, pero la naturalidad con la que ambos posaron ante las cámaras se impuso, y ha habido que esperar al comunicado oficial del gobierno de Dinamarca para desvelar el malentendido. Pese a ello, Rajoy no le ha dado importancia a la confusión: “Se habló de lo que se tenía que hablar y, como comprenderán, el señor Albertsen se encargará de compartirlo todo con Rasmussen, así que todo fue bien y ahora en lo que hay que pensar es en el próximo Marco Financiero Plurianual”.