Cansados de moverse a oscuras cada vez que tienen que hacer de vientre en un lugar público, los responsables de la AHCPT -Asociación de hombres en cuclillas con los pantalones por los tobillos- han exigido a través de un comunicado, transmitido gritando desde el otro lado de la puerta, que la luz permanezca más tiempo encendida en los baños.

“Llevamos años sin poder reunirnos porque no nos encontramos”, lamenta Jacinto Quesada, portavoz de la asociación, aún palpando las paredes a oscuras. Desde la AHCPT denuncian incluso que en los baños del centro cívico en el que tienen su sede las luces se apagan a los pocos segundos de haberse sentado ellos en el inodoro. “Necesitamos arrojar un poco de luz sobre este problema”, insisten.

Este colectivo de hombres también reclama que Google incorpore a sus mapas los tiempos aproximados de llegada en trayectos que se hagan en cuclillas con los pantalones por los tobillos. “La sociedad debería dejar de invisibilizarnos”, piden. “Aunque no podamos ver ni caminar con normalidad, seguimos siendo personas”, se defienden.

A última hora del día, después de que uno de sus miembros sufriese una dolorosa caída, la entidad ha pedido unos patines para poder abrir a los repartidores sin tener que recorrer el pasillo a saltitos.