Los organizadores de la feria de arte ARCO que se celebra en Madrid han pedido hoy la inmediata retirada de todas las piezas expuestas al saber que Su Majestad el Rey Felipe VI iba a adelantar su visita a esta misma tarde. Aunque inicialmente han priorizado la retirada de las obras con más posibilidades de incomodar al monarca, en especial la del artista Santiago Sierra titulada “Presos Políticos en la España Contemporánea”, al final han querido curarse en salud vaciando completamente el recinto de Ifema.

“Desde el más puro respeto a la libertad de expresión, los organizadores de ARCOmadrid 2018 debemos tratar de alejar los discursos que desvíen la atención del monarca de lo realmente importante”, explican los responsables, que han llenado las salas con mesas repletas de canapés y bebidas y han aprovechado las paredes vacías para montar un “photocall” donde el Rey ha podido posar y apoyar las manifestaciones artísticas un año más, sin innecesarias polémicas.

Los organizadores se han disculpado por la premura con la que han solicitado la retirada de las piezas pero argumentan que la visita de Felipe VI estaba prevista para más adelante. “No ha habido tiempo material de avisar a los artistas, algunas obras pequeñas se han tapado con mantas porque el Rey ya estaba entrando por la puerta con su comitiva”, aclaran.

Felipe VI, efectivamente, ha hecho acto de presencia en la feria y ha dedicado quince minutos a observar una estantería Lack de Ikea totalmente vacía, considerándola “muy interesante”. Ha abandonado Ifema después de definir el arte como instrumento para ser “más libres”, insistiendo en que “debe hacernos más fuertes” como sociedad y subrayando la importancia de la labor artística como contribución a la formación de la historia común. “Hacéis de nuestra sociedad un hábitat de libertad, diversidad, de belleza compartida”, ha sentenciado.