Tras ser confundido en el día de ayer con Carles Puigdemont por seis policías nacionales mientras rodaba un sketch de El Intermedio, el cómico Joaquín Reyes ha empezado a recibir consultas y peticiones de cientos de catalanes, que quieren saber si Reyes ofrece shows privados caracterizado de Carles Puigdemont y fingiendo que declara la independencia de Cataluña.

“Sólo pido que se vista como él y me hable como él y me declare la independencia al oído. Nada más. Luego se puede ir. Yo le pago el viaje y el caché y lo que haga falta”, reclama un empresario anónimo, uno de cientos que llevan horas insistiendo en hablar con el humorista.

“Muchos catalanes ni siquiera piden subirse a una habitación con Joaquín para que les declare la independencia en privado, con invitarle a una copa en la barra y que les hable un poco en catalán ya se darían por satisfechos”, asegura el responsable del Teatro Tívoli en Barcelona. Reyes asegura que valorará las propuestas pero reconoce que la situación le provoca incomodidad. “No soy de esa clase de cómicos. Primero te piden que les declares independencia para toda la vida y luego quieren que presidas un pleno, que apliques leyes contra el castellano… no quiero eso”, argumenta.

Alarmado por el verdadero acoso al que está siendo sometido, Joaquín Reyes ha amenazado con irse a Bélgica.