La Real Academia de la Lengua ha confirmado esta mañana la aceptación de las expresiones lingüísticas con la estructura “para + participio masculino + coma + el que tengo aquí colgado”. La entidad aduce que el uso de este tipo de estructuras se ha popularizado tanto en los últimos años que debía recogerse como “una construcción particular que se emplea habitualmente como réplica sarcástica, acompañada en ocasiones de un gesto consistente en agarrarse o señalar con la mano la propia zona genital”.

De este modo, con el verbo “entusiasmar”, sería correcto decir “para entusiasmado, el que tengo aquí colgado”, y el enunciado debería interpretarse como un sarcasmo o una provocación. Asimismo, “Yo hubiera o hubiese cantado, el que tengo aquí colgado” sería la “forma escrotal de pretérito pluscuamperfecto del subjuntivo”, según detallan los académicos.

La RAE reconoce el mismo uso con términos acabados en “ado” que no sean necesariamente participios. Así, por ejemplo, “para magistrado, el que tengo aquí colgado” se enmarcaría también en este tono sarcástico que la institución recoge oficialmente a partir de esta misma semana.

En el mismo comunicado, la entidad reconoce que está estudiando otras expresiones como “Un saludo a Pablo Sobrado”, cuya interpretación “no es ya literal al tratarse de una respuesta convertida en meme” y “firmar una hipoteca a plazo fijo”, que ya no tiene en su uso mayoritario un vínculo directo con la economía ni la vivienda.