El Tribunal Supremo ha acordado mantener en prisión provisional sin fianza al ex vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras. El magistrado Pablo Llarena ha tomado hoy esta decisión al estimar que, aunque no detecta riesgo de fuga, los sondeos navideños de la cárcel de Estremera muestran que Junqueras es el favorito de todos los internos para encarnar este año a Papá Noel y repartir ilusión en el centro penitenciario.

Como parte del programa de reinserción social, Oriol Junqueras será el encargado de recorrer las instalaciones de la cárcel enfundado en un disfraz de Papá Noel y lanzando caramelos mientras hace sonar una campana. “Muchos presos esperan con ansia este momento del año y todo el mundo está de acuerdo en que el señor Junqueras es el mejor para el trabajo, ahora no se puede ir”, argumenta el magistrado, quien insiste en que el ex vicepresidente “tiene ya mucha experiencia repartiendo ilusión”.

Aunque el auto no lo especifica, Llarena ha dado a entender que, pasadas las fiestas, y si ha hecho un buen trabajo, Junqueras podría salir de la cárcel junto con sus “elfos” Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

La defensa de Oriol Junqueras considera que “meter a una persona en la cárcel por motivos políticos ya es grave e impropio de una democracia, pero mantenerle allí porque sería un buen Papá Noel es inadmisible”. Ahora, la estrategia de los abogados será presionar para que dejen salir a Junqueras “porque es la única manera de que pueda entrar luego por la chimenea”.