Gerardo Vizcaíno, un hombre de 41 años residente en Tarragona, ha decidido quitarse la vida esta mañana y ha intentado justificar su decisión en una nota de suicidio que ha optado por compartir en Twitter en forma de hilo. “ME VOY A MATAR. ABRO HILO”, escribía a las nueve de la mañana, detallando luego los motivos por los que había tomado la decisión. Su despedida ha llamado la atención de centenares de usuarios de esta red social, alarmados por la cantidad de faltas de ortografía que contenían los mensajes del suicida.

“¿Mi vida careze de sentido? ¿CAREZE? Madre mía chaval”, escribía uno de sus seguidores, que difundió la falta de ortografía hasta que ésta se hizo viral. “ANTES DE MORIR LE DA UNA PATADA AL DICCIONARIO EL TÍO”, añadía otro tuitero. Más de cien personas han corregido varios de los mensajes del suicida a lo largo del día e incluso ha intervenido la cuenta oficial de la Real Academia Española, recordando que “Carece se escribe con ce y significa ‘Tener falta o privación de algo'”.

En poco más de dos horas, Vizcaíno había pasado de tener 34 seguidores en Twitter a contar con una legión de 200.000 tuiteros cuya única motivación es descubrir mensajes con faltas de ortografía en su cuenta para corregirlas. “En 2016 ya decía que estaba ‘deprimido y sin motibación, con be'”, señalaba esta tarde uno de ellos. Incluso el escritor Arturo Pérez-Reverte se refería al tuitero como “un terrorista suicida de la lengua”.

Lejos de sentirse humillado tras las más de mil correcciones que han recibido sus mensajes de adiós, Vizcaíno reconocía esta tarde que la expectación que ha despertado su nota de suicidio le ha mantenido ocupado varias horas, haciendo que se olvidara de que tenía que quitarse la vida.

“Mi vida carezía de proposito pero ahora todos bosotros me dais una rason para seguir, correjir mis faltas y escuchar todo lo que tenguais que decirme”, escribía el suicida al cabo de unas horas. “Gracias por el apoyo, suscrivios a mi canal”, añadía mucho más animado y con ganas de seguir alimentando la incipiente fama en las redes sociales.