Tras descubrir horrorizada que no había cubo en el baño, una mujer se ha visto obligada a guardar el tampón en la manga del jersey como si fuera el arma de un crimen y se ha acercado disimuladamente al cubo de la basura de la cocina a fin de enterrarlo en el fondo y que nadie descubra que tiene la regla.

“Sí, aquí nadie lo verá”, se ha dicho a sí misma como si tratara de hacer desaparecer las pruebas de una atrocidad. “Hasta nunca”, ha añadido tras mirar a los dos lados y comprobar que nadie la ha visto.

Después de hundir el antebrazo en el cubo por completo y revolver un poco la superficie de la basura para que no se note que ha sido removida, se ha alejado silbando del lugar para mezclarse de nuevo entre la gente, según ha podido saber la prensa.

A última hora, la mujer se ha visto acorralada cuando le han preguntado dónde ha estado los últimos minutos. “Estaba en el baño, estaba… estaba cagando”, ha dicho como coartada.