Una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) presentada esta mañana confirma que el detonante del 85% de las discusiones que tienen lugar en España es el otro, que es “un capullo”. Del resto de disputas, el 10% se origina porque “tengo paciencia pero hasta cierto punto” y un 5% “porque es el único lenguaje que entiende”.

“Los españoles tienen claramente identificada a la persona que provoca las discusiones, que es aquella con la que se ha acabado discutiendo y la que ha empezado”, detalla el informe del CIS. La conflictividad social se reduciría drásticamente, según los expertos, si se neutralizara al otro o se lograra de alguna manera que dejara de comportarse “como un capullo”. La mayor dificultad es intentarlo sin caer en una discusión.

“Yo lo he intentado mil veces, de verdad, pero con él no se puede hablar”, comenta uno de los voluntarios encuestados. “Ni me hables de él, es imposible tener una conversación normal, no quiero saber nada”, añade otro. Un 75% de los españoles recomienda “pasar de él”, pero acaban discutiendo de nuevo con el otro. Al preguntarles por la causa de que el otro sea un capullo y empiece siempre las disputas, un 20% de los encuestados responde que “es imbécil desde que nació y ya está”, un 15% asegura que “disfruta tocándome los cojones” y el resto considera que “si no le conociera te diría que está pasando por una mala racha, pero es que ha sido así siempre”.

El estudio del CIS concluye que el otro es el principal enemigo de la concordia en España e insta a las autoridades a hacer algo “porque con este capullo no se puede vivir”.