Con la intención de que cualquiera pueda independizarse de España, Firaxis, desarrollador del juego Civilization, ha sacado hoy mismo una actualización que contiene el Pack de Escenarios ‘Civilization Catalonia’, una expansión Premium que añade al juego a Lluís Companys i Jover, líder de Cataluña, y el nuevo escenario “In inde independencia”.

Comenzando en el año 1714, los usuarios tendrán que guiar al pueblo catalán hacia la independencia sirviéndose de unidades militares como los temidos “Castellers”, que cuentan con +2 en movimientos de exploración, “El poble”, ejércitos que se dan la mano y forman figuras geométricas en las calles, o los temidbos “Veïns”, partisanos armados con cacerolas que consiguen hacer +3 en ruido sometiendo a las tropas enemigas.

El imperio catalán parte con la ventaja inicial del conocimiento Democracia, que ofrece un +15% a la Producción de carreteras con peaje y un +15 a la Influencia de los tertulianos de televisión. Por su parte, el imperio español cuenta con una imponente armada de barcos en la que destaca el Crucero Piolín, una gran opción si se pretende alojar a las tropas de tierra a orillas de la ciudad enemiga o si se quiere desconectar unos días con unas vacaciones en familia.

Roger Cartujo, madrileño de 29 años y con una marcada identidad española, ha sido de los primeros en probar el juego. “Aunque no esté de acuerdo con la independencia porque me parece anticonstitucional, resulta muy divertido tratar de separarse de España”, reconoce. “Al principio opté por una victoria diplomática y el imperio español conquistó todas mis ciudades”, lamenta. “Ahora yo me he aliado con Corea del Norte y España con Estados Unidos, así que estoy disfrutando como un enano de una guerra nuclear”, añade emocionado.

Esta nueva actualización del Civilization VI también cuenta con un mejorado Editor de Mundos en el que el jugador puede crear mapas de España añadiendo diferentes tipos de terreno al trozo de Cataluña, desde una enorme extensión de agua hasta un yermo y árido desierto lleno de bárbaros, pasando por la siempre infranqueable barrera de hielo.