Asegurando que para el día uno de octubre las papeletas volverán a estar “a disposición de los catalanes”, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha anunciado que ha logrado ocultar nueve millones de papeletas para el referéndum en el interior de su estómago tras tragárselas una a una acompañadas de una botella de agua.

“Yo le diría al señor Rajoy que no busque más papeletas porque ya no quedan… pero también quiero transmitir a los catalanes que las herramientas democráticas las llevo muy adentro, en mi interior, por lo que habrá referéndum sí o sí”, ha declarado el president.

“Las papeletas verán la luz cuando tengan que ver la luz, por ahora están seguras y nadie podrá encontrarlas”, ha insistido.

Puigdemont también se ha mostrado confiado en que el día uno de octubre “un tufo muy particular a libertad democrática inundará las calles de Cataluña y nadie podrá impedirlo”.