Asegurando que la ola de calor podría ser un bulo, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado esta semana que, según su primo, catedrático de física de la universidad de Sevilla, se está “bastante fresquito”. “Él dice que no hace apenas calor y, estando en Sevilla, sabrá de estas cosas”, ha insistido Rajoy restando importancia a la ola de calor.

“Se está bien”, ha insistido Rajoy sudando.

“Hay unos tristes que van por ahí diciendo que hace calor. Y cuanta más gente haya diciendo que hace calor, más calor hará”, ha defendido el presidente, que prefiere fiarse de profesionales españoles de confianza como su primo antes que de las habladurías de ciertos medios o de la opinión generalizada de que “hace calor” y que sólo responde a “prejuicios y mala actitud”.

Rajoy ha criticado también a quien dice que no se puede estar en la calle porque, según él, en la calle “se puede estar siempre”, como ha podido comprobar él mismo. “No se está tan mal ni hace tanto calor, se está bien, aunque yo no me ocupo de esas cosas y no recuerdo a cuánto estaba el termómetro esta mañana porque ha pasado ya mucho rato”, ha concluido Rajoy, cuyo plan contra el calor es esperar a que el tiempo lo ponga en su lugar, declarándose “optimista” sobre el clima de España.