Con el objetivo de recortar gastos y “potenciar al máximo la experiencia de viajar en avión”, la compañía aérea de bajo coste Vueling ha anunciado hoy que, a partir de ahora, entregará las llaves de la aeronave al pasajero que parezca más listo para que la pilote.

La iniciativa se ha puesto en marcha esta misma mañana. “Esta es para abrir la puerta y esta es para arrancar”, ha explicado un trabajador de Vueling a los viajeros de un vuelo a Tenerife. A continuación, ha entregado las llaves y una gorra de aviador al único miembro con gafas del pasaje. “Al principio asusta porque ves mucho botón, pero la mayoría no sirven para nada”, se sincera el pasajero encargado de pilotar la aeronave. “Había planeado leer un libro durante el trayecto, pero esto está siendo más divertido”, añade.

Durante los vuelos, la compañía también tratará de localizar a los pasajeros con la carrera de Bellas Artes para que repartan ellos las bebidas y los snacks entre los demás viajeros.

Aunque la idea goza de momento de buena aceptación, Vueling ya ha tenido que cancelar un vuelo tras no encontrar a ningún pasajero con cara de listo.

La compañía también pedirá a los viajeros que, antes de devolver los aparatos, los llenen de combustible.