Los españoles han encontrado en la nueva temporada de Juego de Tronos –que estrenó el pasado lunes HBO España– el lugar perfecto para refugiarse del calor que azota el país estos días. Tras registrarse máximas de más de 40 grados en varios puntos de la península, Invernalia se ha convertido en un destino muy socorrido para aquellos que huyen del sofoco estival.

De este modo, los Siete Reinos se posicionan en primer lugar del ránking de destinos fresquitos preferidos por los españoles, superando por primera vez a los grandes almacenes. “Es cierto que te pueden matar en cualquier momento, pero ese muro de hielo es perfecto para el verano”, afirma Conchi Parra desde su habitación en un hotel de Aguasdulces.

La ocupación hotelera de los Siete Reinos está casi al 100%, según informan diversos medios de Poniente. Incluso en localidades tan poco turísticas como Los Gemelos, que tan sólo hace unas semanas vivía una sacudida política preocupante, proliferan las cabañas en alquiler en Airbnb.

“Con Lord Walder Frey, los turistas no eran bienvenidos”, explica Bethany Rosby, sexta esposa del antiguo Señor de Los Gemelos. “Sin embargo, con la llegada del invierno, y el clima de apertura política, muchos españoles están viniendo a conocer las bondades de la región”, explica.

Varias agencias de viajes aseguran que ahora es el mejor momento para acudir a cualquier destino de Juego de Tronos. “Pronto el invierno será demasiado crudo, pero de momento se está bien”, explica Samanta Carbonell, directora de ViajaSA. “Y luego está el tema de la terrible guerra que se está gestando, pero aun quedan varios capítulos hasta que la seguridad de los turistas se vea comprometida”, tranquiliza.

Sin embargo, hay ciertas precauciones que el acalorado viajero debería tomar antes de partir hacia estas tierras. Conviene llevar una rebequita, pues por la noche refresca. No debe acercarse demasiado a los caminantes blancos. Y, sobre todo, está prohibido saludar a cámara, en caso de encontrarse un equipo grabando un capítulo. Desde HBO España ya han pedido disculpas por la aparición de turistas españoles haciendo fotografías en algunas escenas de los próximos capítulos.