Nuevas revelaciones del caso Football Leaks han confirmado hoy que el jugador del Real Madrid Sergio Ramos también tuvo intención de evadir impuestos mediante una sociedad radicada en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes. “La idea inicial era hacer físicamente opacos los beneficios procedentes de sus derechos de imagen”, confirma la Fiscalía. Sin embargo, el jugador no sólo no evadió ni un solo euro sino que pagó de más por error en sus declaraciones fiscales de 2011 y 2012.

La Sección de Delitos Económicos de la Fiscalía Provincial de Madrid no puede, por tanto, denunciar a Ramos porque su torpeza a la hora de gestionar el fraude reportó a la Hacienda pública una recaudación extra de 7,3 millones de euros, el doble de lo que tocaba, más los gastos derivados de tres sociedades -Ramasa, Sergiasa y Campeonasa- que iban a ser opacas pero que finalmente no se supieron usar y han ocasionado al futbolista otro gasto extraordinario.

Ramos ha vivido con mucho nerviosismo la publicación de estas informaciones y ha preguntado varias veces a su entorno si va a ir a la cárcel. Aunque se le ha explicado que no cometió “de facto” ningún delito fiscal, el madridista ha insistido en que no conoce de nada a “Defacto” y que está dispuesto a pagar las multas que le sean impuestas.

“Yo me limité a hacer lo que me asesoraba Defacto y ya está, no sé nada de esto”, ha confesado finalmente.