El virus WannaCry sigue afectando a empresas de todo el mundo, incluidas las compañías españolas. Esta mañana, Renfe ha reconocido en un comunicado que, por culpa de este ciberataque, sus trenes llevan 30 años llegando tarde.

El portavoz de la operadora ferroviaria, Benito Muñoz, afirma que “Renfe es una entidad pionera: hace 30 años nosotros ya teníamos el WannaCry ese en nuestro sistema. Ir tan adelantado a tu tiempo tiene cosas buenas y cosas malas también”.

De este modo, Muñoz solicita a todos los pasajeros que en algún momento hayan recibido el reembolso de su billete debido a algún retraso que devuelvan el dinero y lo reclamen a Corea del Norte. “Nosotros ya lo sabíamos”, explica. “Pero para que la gente no protestara decidimos asumir los reembolsos. Ahora que se ha destapado la verdad, queremos nuestro dinero”, explica.

Según el informe que Renfe ha presentado ante los medios, los ciberpiratas también estarían detrás del mal estado de los convoyes, así como del robo de cobre de las catenarias y del mal sabor del sándwich mixto del bar del AVE. “Esos delincuentes no respetan nada”, ha afirmado Benito Muñoz con el puño en alto.

La rueda de prensa ha acabado abruptamente cuando, tras preguntarle un periodista si los trenes llegarán puntuales una vez finalice el ciberataque, Muñoz ha salido corriendo de la sala y no se le ha vuelto a ver.

En las próximas horas hay convocada una rueda de prensa de Ryanair para culpar al virus de la estrechez de sus asientos, otra de Manel Navarro que relacionará su gallo en Eurovisión con WannaCry y una tercera de Telecinco, que afirma que los piratas informáticos escribieron el final de Los Serrano.