Tras años de investigación, un equipo de científicos ha llegado a la conclusión de que los argentinos hablan más de lo habitual porque odian el mate y, mientras mantienen la boca ocupada pronunciando frases interminables, evitan ingerir este terrible brebaje hecho a base de raíces, tierra y ceniza.

El director de estudios sociológicos de la Universidad de Barcelona ha explicado hoy en rueda de prensa las conclusiones de este estudio. “Nos reunimos con un argentino en un bar, donde decidió consumir mate libremente, sin que nadie le obligara”, explica. “Tras seis horas explicando las bondades de Maradona y de las mujeres, cerraron el bar y nos desplazamos a nuestro laboratorio”, prosigue.

Una vez allí, el sujeto pidió otro mate. “En ese momento le dijimos que no había nadie más y que no estaba siendo grabado”, explica el científico. La respuesta del argentino sorprendió a todos. “Hijos de mil reputas”, exclamó. “Avísenme antes, boludos. Casi bebo este invento de Satán. Pónganme un vaso de horchata”, pidió.

A partir de este momento, el comportamiento del argentino cambió radicalmente. Bajó el tiempo de sus parlamentos, se mostró crítico con el fútbol moderno e incluso reconoció que Andrés Calamaro es un pesado. “Hasta perdió su acento y habló en un castellano neutro”, relata el jefe del equipo investigador, que observó la misma reacción al repetir el mismo experimento con cientos de ciudadanos argentinos.

Ahora, los expertos trasladarán sus conclusiones a una comisión de la ONU que se encargará de estudiar vías para rescatar a los argentinos de la odiada infusión sin herir su orgullo ni despreciar sus tradiciones.