Un equipo de científicos de la patronal ha logrado convertir un sueldo en antimateria por primera vez en la Historia tras hacer colisionar becarios a la velocidad de la luz en el Gran Colisionador de Becarios y Trabajadores en Prácticas, según ha informado el presidente de la entidad, Juan Rosell, esta mañana. El hallazgo ha sido publicado en la revista ‘Ciencia Patronal’ por los miembros del equipo de empresarios científicos que han dirigido la investigación, cuya gesta tendrá repercusiones reales en los sueldos de los españoles.

“Hemos detectado trazas de sueldo inapreciables al ojo humano y sólo detectables mediante complejos instrumentos de medición”, explica el físico de la patronal, Guillermo Aztolea.

“Hemos llenado un tubo de vacío con cientos de becarios junto a becarios de polaridad negativa para así crear un estado de singularidad en el que unos han chocado con otros a gran velocidad”, detalla Aztolea. “Es una operación muy delicada pero no había riesgos porque eran todos becarios y había muchos”, ha añadido.

En el colisionador, dos haces de becarios avanzan en sentido opuesto por el circuito circular a una energía de 6,5 TeV, lo que permite colisiones a una energía total de 13 TeV. Unos becarios van cargados con café para los jefes, lo que se conoce como “becarios de carga positiva”, y otros van cargados con responsabilidades superiores a las de su estatus y sueldo, por lo que son considerados de “carga negativa”.

“Por el momento estamos haciendo colisionar los haces de becarios a 13 TeV y ajustando sus órbitas para que choquen unos con otros”, explica el jefe científico de la patronal. “En los choques se desprenden grandes cantidades de materia en forma de prestigio, experiencia y posibilidades de promoción y un contrato fijo”, precisa.

Luego, por alguna singularidad cuántica, toda esa energía acumulada tras un año de prácticas desaparece completamente en cuanto los becarios son extraídos del colisionador. El próximo objetivo de los científicos es buscar una manera de convertir esos becarios “inestables” en trabajadores fijos sin que su sueldo, “prácticamente igual a cero”, se vea modificado.

La patronal también cree estar cerca de poder presentar un nuevo prototipo de carta de despido que, siguiendo el modelo de Schrödinger, puede significar tanto un aumento como un despido siempre y cuando no la abras. “En el momento en el que la abres, es un despido, pero hasta ese momento podía ser cualquier cosa”, explican los ejecutivos científicos.