WLAN_E503

«El mejor WiFi de la ciudad»

★★★★★

En la confluencia de las calles Girona con València, si te subes al contenedor de orgánico y extiendes el brazo mucho, podrás captar la señal de WiFi de la familia Solís, una red abierta con un muy buen flujo de datos. Siempre que puedo voy con mi mujer y mis tres hijos a pasar la tarde y navegar sin estar pendientes de consumir los datos de mi tarifa, ver los estrenos de Netflix o reenviar memes al grupo de WhatsApp de mis primos.

JORDI CABALLÉ


Espai Joan Brossa

«Puñetazos hechos arte»

★★

Poca gente conoce que, además de diversas exposiciones sobre el artista Joan Brossa, detrás de un cuadro de unos garabatos negros se esconde una entrada a un club privado donde los marchantes de arte se reúnen para hacer peleas ilegales. Todo vale, incluso navajazos. Sin embargo, las bravas son terribles.

MARÍA CLIMENT


Casa Museo Loles León/span>

«Hace un calor que tetorras»

★★★★

De los siete museos que hay en Barcelona dedicados a la gran artista Loles León, la Casa Museo donde vivió en su época de vedette en El Molino es la más completa. Su amplia colección de tangas, sus boas de plumas… todo está allí. Incluso conservan guiones de sus números, como el primer borrador de su obra más célebre: acercarse a un señor, señalarle la entrepierna y decirle: «Uy, ¿todo eso es tuyo?». Sin embargo, no hay aire acondicionado y la temperatura es asfixiante. O, como diría la gran Loles, «hace un calor que tetorras».

SERGIO BERNET


Le Mohón du Monsieur Cannine

«Pipicán de alto standing»

★★★

En el barrio de Sarrià-Sant Gervasi se esconde este pipicán para mascotas de gente adinerada. A diferencia del resto, Le Mohón du Monsieur Cannine tiene mayordomos que recogen la deposición con bolsas Louis Vuitton. Eso sí: los perros que no son de raza están mal vistos. Un labrador con pedigrí se pasó toda la tarde mirando por encima del hombro a nuestro pastiche de chihuahua y San Bernardo.

CARLA MOLINER


Barna

«El sentimiento de la repetición constante»

(Traducción automática) Mi estado de Erasmus fue pasado en Barcelona, y fue lleno de amor. Pero la barcelonian gente siempre platicaba sobre la ciudad de Barna, así que el viaje sucesivo fue a este paraje poco sabido para mí. La decepción. Barna es un copiado baratija de Barcelona. El mismo estilo de la construcción. ¡Hasta la Sagrada Familia tiene una repetición en Barna! No gusta para nada. Si fuera sabido por mi ser, el gasto de dinero habría hecho la inversión en volver a Barcelona.

BRENDA WALSH

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.