Siguiendo la estrategia de pedir a sus clientes que monten el producto en sus casas, Ikea ha decidido ofrecer sus propios locales “en bruto” para que cada cual los construya a su gusto. Lo que los clientes de Ikea van a encontrar en los establecimientos de la marca sueca van a ser toneladas de cemento, vigas y un detallado manual de instrucciones. “Puedes montarlo en un solar o en tu propio piso de treinta metros cuadrados”, explica la marca en su página web.

Ikea vende Ikea en un sistema modular para que, si en el futuro se da el caso de que el negocio va bien, el cliente pueda ampliar el establecimiento. “Si la familia crece, tu Ikea crece”, explica Ikea en la descripción de Ikea.

Junto a los materiales de construcción de cada local, Ikea también venderá a 250 empleados sin formación que el cliente deberá entrenar para que, una vez haya montado su propio Ikea, puedan ayudarle a comprar los muebles.

Desde Ikea también lanzarán una opción económica Ikea PS Ikea en la que tan sólo venderán la oportunidad de nacer en la Suecia de los años cincuenta y construir desde cero un negocio innovador que, tras cincuenta años de trabajo, acabe siendo una de las empresas más valiosas del mundo.