El satélite meteorológico Meteosat ha sido alcanzado por un meteorito mientras estaba orientado hacia Cuenca. El impacto ha causado grandes daños en la parte posterior del cuerpo, que le dejará la válvula de escape inoperativa durante varios días.

Como consecuencia, las fotos de Cuenca han salido movidas. Esto ha dejado a los conquenses en estado de shock cuando han visto las imágenes, llevándoles a pensar que había un terremoto en la zona.

Según los datos del suceso que ha publicado la Agencia Espacial Europea, el Meteosat está programado para esquivar estos incidentes. “Es como si no hubiera opuesto demasiada resistencia”, afirma sorprendido Peter Carmona, técnico aeroespacial de la Agencia.

Los astrónomos más conservadores dicen que esta agresión convierte al Meteosat en un peligro para los demás satélites, sobre todo los más pequeños. “Vete a saber si tras ese impacto a traición el aceite que ha perdido puede dañar otros satélites”, dice Eduardo Honda, director del Observatorio de Valladolid. “Para mí, y para muchos que piensan como yo, el Meteosat es basura espacial”, sentencia.

En cambio, el portavoz de la Agencia Espacial Europea opina lo contrario. “Estamos hablando de un buen aparato, con mucha vida útil por delante”, garantizan. “El satélite ha decidido que lo mejor para él era no esquivar al meteorito y no somos nadie para juzgarlo”. Pese a todo, deberán asegurarse de que el Meteosat está bien y, si es necesario, recalibrarlo, ya que desde el incidente únicamente ha enviado fotografías del arco iris.

No está previsto que el meteorito vuelva a pasar cerca del satélite en los próximos meses pero los expertos confían en que el Meteosat capte alguna señal suya de vez en cuando.