Después de superar su plan mensual de descarga de datos móviles, Javier Rimbauga, de Vigo, ha decidido seguir navegando por internet a través de su teléfono pero inventándose todos los datos. “¿Ves? Acabo de recibir un correo electrónico de mi nieto felicitándome la Navidad, siempre se acuerda de mí”, comenta pese a que su gestor de correo no puede recibir mensajes al no disponer de ancho de banda. “¿Para qué pagar por datos si yo mismo puedo imaginármelos?”, insiste este cliente de Movistar, emocionado por todos los mensajes de WhatsApp inventados que está recibiendo.

“Las páginas de internet en la imaginación se cargan rapidísimo, a la velocidad del pensamiento”, asegura Rimbauga, que calcula que está navegando ahora mismo a una velocidad de 16G por cero euros al mes. “Me voy a dar de baja de Movistar, esto es imbatible”, insiste.

Además, Rimbauga ha convencido a su esposa para que navegue conectándose también a su móvil con datos inventados. “Me dice qué quiere visitar o qué correos quiere revisar, se conecta a mis datos por WiFi inventado y yo le voy diciendo todo lo que se está descargando”, explica. Si le gusta este nuevo método, la mujer se apuntara también a esta tarifa para navegar con sus propios datos inventados.

La ocurrencia de este abonado no ha tardado en inquietar a las operadoras, que temen que el método de inventarse los datos móviles se expanda y los españoles empiecen a prescindir de la conexión de pago.

“Acabo de leer un artículo en la versión web inventada de la revista Wired que dice que en 2017 la navegación con datos reales de pago quedará reducida al 2%”, informa Javier Rimbauga, que no descarta recuperar su viejo móvil Nokia “desde el que puedo acceder tranquilamente y sin límites a cualquier página que yo me invente”.