El fabricante de automóviles español Seat ha presentado esta semana su nuevo modelo Fistro, el más chiquito de la marca, pensado especialmente para circular por la pradera. El automóvil recupera la estética de los noventa, con estampados floreados en los asientos, y apuesta por un diseño compacto y con un amatoma muy grande en la parte frontal.

El Seat Fistro, nacido después de los dolores tras meses de preparación, cuenta además con 120 caballos que vienen de Bonanza y un cambio automático con posiciones de quietorl, torpedor y al ataquer. Viene equipado también con todo tipo de sistemas de seguridad para que el conductor malo y cobarde no se haga pupita en el fistro diodenal si no se da cuén y no tiene cuidadín.

En cuanto a las distintas líneas de acabado, el fabricante asegura que el coche tiene más pinturas que el neceser de Marujita Díaz, espacio en los asientos de atrás para el fistro de bambino y neumáticos deportivos que se agarran a la calzada y dan más vueltas que la bailarina de Dirty Dancing.

La Meretérica ya ha encargado dos mil ejemplares del nuevo modelo para su flota, aunque la marca ha confirmado que el Seat Fistro no estará disponible antes del año cuatro.