Harta del bloqueo político tras la celebración de los segundos comicios el pasado mes de junio, la reina Letizia ha encargado hoy al rey Felipe VI que encargue al presidente en funciones, Mariano Rajoy, la formación de un Gobierno estable.

Apenas veinte minutos después de la orden de la reina, a las cinco de la tarde, Felipe VI se reunía apresuradamente con Mariano Rajoy en La Zarzuela y le transmitía las instrucciones recibidas con evidente preocupación.

“Se le ha acabado la paciencia y de verdad que no conviene que sea ella la que tenga que pedirlo directamente”, ha explicado el monarca al líder del Partido Popular, que se ha limitado a responder con un “sí, si ya lo entiendo”.

“Sé cuándo habla en serio y cuándo está a punto de enfadarse y juro que estamos precisamente al borde de esta situación”, ha insistido Felipe VI. “Me ha dicho literalmente, y así se lo transmito, que será mejor que no tenga que ponerse ella a hacer esto”, ha agregado Su Majestad.

Felipe VI ha confesado que se “veía venir” la situación y ha reiterado que “cuando yo pido una cosa lo hago de determinada manera, pero mi esposa lo hace de otra manera y no sería agradable”.

Mariano Rajoy ha abandonado La Zarzuela a los pocos minutos anunciando que “esta misma tarde, sin falta, habrá Gobierno”.