El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha expresado esta mañana su convicción de que la existencia del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, de la que él no tenía conocimiento, no es más que una maniobra interesada para dinamitar la campaña electoral.

“Ahora, casualmente a tres días de los comicios, se filtra la existencia de este señor supuestamente conspirando contra Cataluña”, ha denunciado el mandatario. Sus palabras van en la misma línea que las de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que ayer consideró “gravísimo” que se saque a relucir un ministro de la nada, así como sus conversaciones privadas.

Desde el Gobierno, la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió prudencia. “Hay que ver qué hay de verdad en estas cuestiones y hay que ver si esta persona existe y si forma parte del Gobierno o no”, manifestó en declaraciones en La Sexta.

Mariano Rajoy ha insistido en que está “muy tranquilo” y considera “normal” que haya “personas que hablen en sus despachos de forma privada”, reiterando que “lo realmente preocupante es que alguien saque a la luz interesadamente la presencia de este ministro y sus asuntos con el único objetivo de perjudicar”.

El partido no descarta “el ejercicio de diversas acciones legales” contra quienes insinúen que el ministro del Interior está vinculado al Gobierno.