Seis miembros de la organización Greenpeace han escalado desde primera hora de la mañana y durante cinco horas la cara sur de una de las torres KIO en Madrid, donde Bankia alberga su sede corporativa, para protestar por los continuos ataques que sufre la entidad por parte de la ciudadanía antisistema.

Los activistas han llegado a desplegar también una enorme pancarta de apoyo a Rodrigo Rato, presidente de Caja Madrid (desde enero de 2010) y de Bankia (desde diciembre del mismo año). Según Greenpeace, Rato es objeto de acoso mediático y judicial y “está sufriendo injustamente por la falta de sensibilidad de todos y el interés electoralista del populismo podemita”.

En un comunicado difundido por el brazo español de la ONG, la organización asegura que “los ataques reiterados al sistema bancario son injustos y degradan el ecosistema capitalista, base del progreso y de la convivencia”.

“Es importante decir alto y claro que nos oponemos a la persecución de Bankia y a los ataques que se vierten sobre la entidad con la excusa de las preferentes y el rescate financiero. Se están poniendo en riesgo conquistas económicas y sociales”, ha declarado Miguel Ángel Soto, portavoz de la ONG.