Tras varios meses sumidos en un “estado de Naturaleza de todos contra todos” en el que han carecido de un gobierno estable, los españoles han decidido organizarse temporalmente mediante un sistema parlamentario de representantes escogidos democráticamente, según ha podido saber la prensa esta mañana.

Aunque no se han explicitado los detalles organizativos, los españoles han dejado claro que, mientras esperan que se repitan elecciones y se inicie una nueva ronda de intentos de investidura, van a elegir a un equipo de ciudadanos que prescribirá leyes “conforme a la voluntad general, que expresaremos cada cuatro años porque no es operativo consultarlo todo”.

“Necesitamos abandonar la Ley Natural y organizar un Estado mientras los políticos se aclaran”, insisten los españoles, cansados de vivir en un estado primitivo en el que no existe ningún tipo de organización política. “Nuestros derechos se encontrarán mejor protegidos por una autoridad común, así que vamos a llevar a cabo un contrato social que dará origen a una comunidad política, al menos hasta que el Gobierno normal escoja a un presidente normal”, reitera la ciudadanía.

“Como individuo, opto libremente por asociarme con otros individuos a fin de formar una comunidad dirigida por un único líder que escogemos entre todos mediante nuestro voto… al menos hasta que tengamos un presidente del Gobierno”, explicaba esta mañana María Garrocha, de Burgos. Esta española, como tantos otros millones, asegura que prefiere renunciar a su libertad individual a fin de “disponer de un entorno seguro para mí, para mi familia y para mis propiedades privadas”, antes de que la ausencia de un gobierno derive en un estado de salvajismo perpetuo.

“Si el Gobierno no funciona, ya nos organizamos nosotros mediante asambleas que irán sofisticándose paulatinamente hasta dar lugar a una partidocracia representativa”, ha añadido esta ciudadana.

Para conocer la ideología de cada candidato, lo lógico, según los españoles, sería que estos líderes se agruparan según sus afinidades ideológicas y, a la larga, los ciudadanos pudieran votar a esos partidos y no al individuo concreto. “En caso de que la elección de un candidato como líder de España no sea mayoritaria, estableceremos un periodo temporal para que cada agrupación política pueda proponer a otros candidatos y pacten entre ellos”, ha explicado uno de los sabios de España, encargado de estructurar las normas de ese nuevo Estado hasta que haya Estado.

Los españoles han confirmado también que, tras desconfiar de la policía durante décadas, han decidido conformar “agencias de protección” que les permitan protegerse de aquellos individuos que decidan no someterse al pacto social recientemente establecido.

A última hora, diversas fuentes han informado de que en un mercadillo hippie de Ibiza se ha descubierto el capitalismo después de que sus integrantes hayan abandonado el sistema “de intercambio” por “vales y pagarés” que representan un valor de mercado y a los que llaman “validadores de sueños” para no tener que llamarlos “monedas”.