Tras varias semanas en las que ha aparecido en los medios por temas no directamente relacionados con la forma de vestir de la reina Letizia o de sus hijas, el rey Felipe VI ha admitido estar “bastante sorprendido” de tener un papel relevante en la política española y verse obligado a proponer candidatos para ser investidos.

“Esperan de mí que escoja personas, que estudie sus posibilidades y que haga un montón de papeleo”, ha declarado un estupefacto Felipe VI. Lo ha hecho en un breve encuentro con la prensa tras una de las numerosas rondas de contacto que ha tenido estas últimas semanas con Pedro Sánchez, Mariano Rajoy, Albert Rivera y Pablo Iglesias.

“Estoy saturado”, ha asegurado el monarca.

“Francamente, yo no vi a mi padre tener tantas reuniones nunca y creo que los españoles me están tomando el pelo porque soy nuevo”, ha añadido Felipe VI, reiterando que un rey “a día de hoy” no debería servir “absolutamente para nada”. Considera que los españoles están aprovechando su falta de experiencia porque, según dice, Juan Carlos I “jamás tuvo tantas reuniones”.

“Es una sorpresa y me halaga, pero no me lo esperaba”, ha insistido Felipe de Borbón, que confía en que se encuentre una vía que asegure la gobernabilidad en breve “y todo vuelva a la normalidad”.

A última hora de la mañana, el monarca ha acudido al médico muy asustado con unas sensaciones totalmente nuevas para él. “Noto como una sensación en el estómago y por las noches pienso en las reuniones del día siguiente y no puedo dormir, no me había pasado nunca nada igual”, ha explicado el monarca, desconocedor hasta ahora de los síntomas del estrés, una situación que le asusta, según fuentes de la Casa Real.