El área de Medioambiente y Movilidad del Consistorio madrileño ha presentado hoy su propuesta de celebrar el Día sin Coches Conducidos por Gilipollas.

Con esta iniciativa, pionera en Europa, el Ayuntamiento pretende potenciar el uso de otros medios de transporte entre los conductores que son unos capullos y defender “una ciudad sin humos”.

“Si retiramos de la vía pública los BMW, los Hummer y esos Hyundai Coupé con los cristales tintados y el cedé de Tito El Bambino sonando a todo trapo, los niveles de crispación en la carretera se reducirán un 60%”, prometen los defensores de la medida, añadiendo que “probablemente, ese día el jefe no irá a trabajar”.

Para no dejar a los conductores con humos en la estacada, el Ayuntamiento de Madrid ofrecerá ese día rutas alternativas de autobús para que los indeseables puedan desplazarse por la ciudad haciendo el imbécil sin molestar a los conductores normales.

“Serán autobuses de esos que se te tiran encima sin poner el intermitente o que de repente se paran y te obligan a esperar media hora sin dejar que los adelantes”, admite el consistorio.

Los expertos advierten que en el Día sin Coches Conducidos por Gilipollas no se resolverían los problemas de aparcamiento de la ciudad “porque los coches de los gilipollas estarían aparcados de cualquier manera por todas partes, invadiendo otras plazas”.

“Muchos son tan imbéciles que cogerán el quad”, añaden los especialistas.