Diciendo que solo quieren pasar algo de tiempo con él sin que parezca que está pensando en “cosas más elevadas”, un grupo de obispos del Vaticano explicó ayer a la prensa lo tristes que se ponen cada vez que el papa Francisco les promete que les llevará a pescar y finalmente no lo hace.

“El Papa no va a venir, dice que otro día”, informó el obispo de Peruglia el pasado sábado al resto de la curia vaticana, que apenas había dormido.

“Siempre está con sus cosas y apenas tiene tiempo para nosotros”, declararon los obispos a los periodistas convocados, en un último y desesperado intento de llamar la atención del Santo Padre.

“Solo queremos que esté orgulloso”, dijeron entre lágrimas. Según ha podido saber la prensa, 8 de cada 9 obispos aún montan en bicicleta con ruedecillas porque el Papa no ha encontrado tiempo para enseñarles a ir en bici, como es tradición.

“Parece que Su Santidad está muy ocupado para nosotros”, señaló el arzobispo de Saint Chimay, enfatizando posteriormente que había usado la expresión “Su Santidad” a modo de exageración sarcástica y no definiendo el cargo que, efectivamente, ejerce Fransico Bergoglio.

“Cuando no viene a vernos dar una misa y dice que está reunido con alguien importante, ¿con quien está reunido que es tan importantísimo? ¿Con Dios?”, lamenta el prelado.

“En su caso, probablemente sí esté reunido con Dios, pero seguro que puede hacernos un hueco”, añadió el obispo.

Según han denunciado, entre la curia vaticana hay miembros muy jóvenes que aún no se valen por sí mismos y están desarrollando su carrera eclesiástica sin un Santo Padre pendiente de ellos. “Que no prometa que vamos a ver todos juntos ‘La Pasión de Cristo’ si luego no es capaz de hacerlo”, lamentan.

“Espero morir pronto e ir al cielo de los obispos, donde hay un montón de papas de Roma y todos tienen tiempo para ti”, ha concluido uno de los obispos haciendo saltar las lágrimas de todos los periodistas presentes.