El Ministerio de Sanidad ha decidido intervenir esta mañana en el mercado municipal de l’Albaceria, en Barcelona, para localizar y retirar un ejemplar de fresa ácida que, supuestamente, estaría alentando actitudes subversivas y comentarios sarcásticos sobre el actual gobierno.

La alarma ha saltado cuando un funcionario del Ayuntamiento ha escuchado revuelo en uno de los puestos del mercado, donde varios clientes reían y hacían bromas sobre la degradación de las instituciones con la complicidad de los dependientes.

“El ambiente en este mercado suele ser tranquilo y no me pareció normal tanto cabreo con el gobierno y tanto comentario ácido. Me fijé en que la gente que decía cosas malas de nuestro gobierno estaba congregada alrededor de una caja de fresas”, explica este testimonio, que asegura que la mercancía “tiene que estar en mal estado porque no es normal tanto cinismo y menos ahora que nos han sacado de la crisis”.

“Yo creo que lo que le pasa a este señor es que se ha comido una naranja amarga y no soporta que los demás nos desahoguemos criticando al gobierno”, defiende uno de los dependientes, que declara que la fruta está en perfecto estado “a diferencia de las instituciones, que están podridas”. Estas declaraciones han motivado las risas de un nutrido grupo de compradores, que se han animado a comprar varios kilos de fresa ácida “si es esto lo que les da miedo”.

“Quieren amordazarnos e impedir que nos manifestemos, pero no van a prohibir que comamos fruta, que además está recomendada por la Organización Mundial de la Salud”, insiste el dependiente de la frutería.

Al cierre de la edición, el fabricante de caramelos Mentos ha anunciado su intención de comercializar dulces a partir de estos ejemplares de fresa ácida para promover el sentido crítico y cítrico de la ciudadanía, quitando el sabor amargo que deja habitualmente la actualidad informativa.