Asegurando que nuestros sentidos pueden engañar a la mente para generar “una experiencia sexual completamente inmersiva”, un equipo de niños científicos ha presentado esta mañana los resultados de un estudio que concluye que “si te pintas las uñas de las manos parece que una mujer te toque el pito”.

Según han explicado a la prensa, el cerebro, al recibir la impresión sensible de una mano con las uñas pintadas, interpreta que quien está agarrando el pene es, en realidad, una mujer. “Cualquiera, la que queramos, porque el cerebro es un órgano poderosísimo que puede generar la ilusión de que esa mano pertenece a la profesora de sociales, a la Yolanda de 2ºC o a la madre del Manu”, ha comentado David Paiñeiro, jefe del equipo investigador.

“O tu hermana, en mi caso es tu hermana”, ha comentado Javito, otro de los investigadores.

“Los resultados son concluyentes porque hemos realizado más de 190 tests en los últimos meses”, explica Paiñeiro.

“Y yo más de 200”, añade Javito.

“La capacidad que tenemos para engañar al cerebro es probablemente muy superior a lo que creemos”, reiteran los científicos, que esperan publicar los resultados de su estudio en la revista científica Playboy “o en el videoblog de Minecraft de Javito, porque la gente merece saber este truco cerebral”.

Según los científicos pajilleros, su próxima investigación se centrará en “sentarse sobre la mano hasta dormirla” lo que, explican, “podría inducir al cerebro a una experiencia extracorporal donde nuestra propia mano nos resulta totalmente ajena cuando nos coge el pinganillo”.