Denunciando que el Gobierno calla porque está como ausente, la Asociación Nacional de Poetas ha emitido esta mañana un informe solicitando medidas para que la población avive el seso e despierte y han alertado de que nuestras vidas son los ríos que van a parar al mar, qu’es el morir.

“Ayer se fue; mañana no ha llegado; hoy se está yendo sin parar un punto”, han alertado los expertos, confesando que “tristes llevamos la boca”.

“¡Ah de la vida! ¿Nadie me responde?”, han añadido, acusando a los medios de ignorar reiteradamente sus informes.

“Los datos son contundentes y, tras nuestros primeros análisis, ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma: envejecer, morir, es el único argumento de la obra”, han detallado, poniendo de relieve una tendencia que consideran un “breve combate de importuna guerra”, si no se actúa con contundencia para evitarlo.

“Mañana será tierra”, han concluido.

Los poetas también han aprovechado el comunicado para recordar que el arpa sigue viéndose “silenciosa y cubierta de polvo, de su dueña tal vez olvidada”.

A última hora de la mañana, fuentes de allá, allá lejos, donde habite el olvido, han informado que al olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido, con las lluvias de abril y el sol de mayo algunas hojas verdes le han salido, lo que consideran, en general, un buen indicador que anotar en la cartera.