La ministra de Sanidad, Ana Mato, ha declarado hoy que Teresa Romero, la auxiliar de enfermería infectada por ébola, debería “asumir la responsabilidad de lo ocurrido y presentar su dimisión” porque, según ha argumentado, “mantenerse aislada cuando la sociedad pide respuestas es inexcusable”.

Mato ha explicado que los últimos días se ha mantenido “expectante y guardando un respetuoso silencio” para dejar que la decisión de dimitir “saliera de ella”. Como no ha sido así, la ministra se ha decidido hoy a exigir públicamente “que se depuren responsabilidades porque esta situación ha generado un desgaste político irreparable en mi gestión y en la de todo el Ejecutivo”.

“Este gobierno no va a efectuar ningún escrache a las puertas del hospital ni fomentará protestas ciudadanas para no crispar más el ambiente”, ha prometido Ana Mato, aunque ha añadido que “motivos no me faltan para sentirme indignada y desprotegida ante la posibilidad de perder mi cargo”.

La titular de Sanidad considera también que el hecho de que el propio presidente del Gobierno haya tenido que acudir personalmente al hospital es “humillante y constituye una falta de respeto a las instituciones”.

Al final de la comparecencia, la ministra ha agradecido públicamente la labor del programa “La mañana” de Televisión Española, cuyas explicaciones sobre cómo colocarse el traje para evitar los contagios están siendo “seguidas rigurosamente por los expertos de los Estados Unidos, que se están aprendiendo de memoria el YouTube”.