Don Juan Carlos de Borbón sufrió ayer las consecuencias de una mala racha jugando al póker online y está obligado a entregar 230 españoles al ciudadano ruso Dimitri Berezovsky, residente en San Petersburgo.

El monarca aguantó hasta el final de la partida, cuando en un triple “all in” el ruso logró eliminar a sus competidores de una tacada y se hizo no solo con los cientos de ciudadanos españoles que había apostado Su Majestad sino también con Gibraltar. El Peñón, pues, pasará a manos rusas esta misma semana, cerrándose el eterno conflicto entre España y el Reino Unido.

“Se me da mejor la caza, pero me la prohibieron”, se queja el Rey

El ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, puso las 4.000 fichas que le quedaban en la ciega grande (cuando ésta estaba en 8.000) para enfrentarse contra una pareja de dieces y otra de nueves. Las comunes decidieron que no era su momento y abandonó la partida dispuesto a dar explicaciones al primer ministro, David Cameron.

Don Juan Carlos, conocido en la Red como “el rey del póker”, admite que estuvo a punto de apostar Cataluña, pero sus contrincantes no la aceptaron “porque muchos no sabían lo que era y no se fiaban”, explica Su Majestad.

“Se me da mejor la caza, pero claro, me la prohibieron” ha declarado hoy el Rey, visiblemente agotado tras una noche entera de tensión frente al ordenador.

La Casa Real no ha dado detalles sobre los 230 españoles que ahora pertenecen a un camarero ruso de 43 años. “Su Majestad eligió nombres al azar de la lista del censo, siguiendo el sentido común. Los afectados recibirán un correo electrónico del ganador en los próximos días”, aclara la institución en un escueto comunicado.

Las fotografías en Facebook de Dimitri Berezovsky muestran a un individuo jovial, amante de las mujeres, la fiesta y el alcohol. Tiene antecedentes penales por robo con violencia, desacato a la autoridad y estafa.

El Rey insiste en que “ahora me han picado” y no descarta volver a la carga esta misma madrugada para recuperar a los ciudadanos perdidos. “Me quedan muchos españoles y varias propiedades que apostar”, ha recordado.